Sin categoría

I am flying in open space

18 de octubre de 2011

22:20h Vigo. Here I am, I am on my own…for the first time really on my own, so I will make it untill it work allright..

Nice little penguins,  Flying.

No exactamente en open space pero de nuevo vuelo.

No me preguntéis cómo lo he hecho. De repente se han asomado a esta morada otra vez, la alegría y el valor.

Empezó “mal” esta viguesa -de nuevo nublada- mañana, con apuro y pensamiento (siempre con pensamiento): “me gustaría un café contigo”. Y regular había terminado el día ayer. Con un: “no sé qué más hacer para ayudarte”. Quería en un caso apoyar a alguien y en el otro conocer mejor o otro alguien, no!, mejor!, que ese otro alguien me conociera a mí mejor. Quería?. Me hubiera gustado. Me gusta explicar.

Un café debido. Abogada. Y ayúdame a montar un curso….Así son mis días ahora. Así y con siempre dos, sencillas y deseadas (con suerte largas) llamadas diarias. Importantes e imprescindibles. Los buenos días y las buenas noches a Mario. Ese “Mamá yo también te quiero” que se recrea en mi oído, pegada a un auricular que parece formar parte ya de mi unidad.

Otra vez el dinero, las facturas, los gatos, esto y aquello. No me dan las cuentas y me vuelven a dar. (Resoplido) Me tieeeenen que dar!!!. Sube y baja. Se acaba y se vuelve a empezar. De esto va la vida. Recuerdo a una anciana pareja que conocí hace tiempo en Zambia. Él, consumido, enjuto y viejo, muy viejo, dijo: “La vida es un tango, y hay que bailarla al son de la música”. Ella sólo le sonreía y le aprobaba en su vetusto todavía enamoramiento. Pero si el tango es el tango, la música ha de ser de tango!!!. “El tango querida Alejandra lo bailas tú. La música, amiga, la toca otro”.

Pues bien donde está la pista de baile? ah! y quien se atreve conmigo a bailar?… es que no me gusta hacer las cosas sola…Que le den al play que una vez entendida la razón, y sabiendo cómo se hace, no se puede dejar de bailar ( la vida).

No echo de menos tacones ni pintalabios a pesar de haber vuelto a territorio comanche. Y sí, siento nostalgia de sonrisas y brazos abiertos. De la compasión. De la necesidad de querer, de querer querer. De que que quieras sea querido por los otros. Que (r)riiiiico!…Y que me encuentro? En algunos casos rechazo y en otros cuestión. Lo siento pero me quedo con el amor. Con los que por haber creído en mí me habeís dado lo que sois.

También echo de menos volar, más que por volar, por relativizar. Bendita perspectiva suspendida entre el punto de rocío, los cirros y la velocidad. Perspectiva que hoy me deja dormir en paz. Que hoy, relajada, me otorga la tranquilidad de saber que con tiempo y con paciencia la vida me devolverá verdad, me ofrecerá cariño y me dejará compartir lo que soy con autenticidad. Porque es lo que tiene volar. Que aunque sin alas (lo mismo da de hierro o de verdad), si cierras los ojos te puedes incluso elevar. Vuela, imaginación, vuela. Transpórtame  a los mundos que deseo a pesar del miedo que me da regresar.

Dicen que poderosa, ésta, la imaginación, puede hacer que se cumplan tus sueños. Sin manual y sin garantías, no me queda más remedio que probar. Que poner la máquina otra vez a funcionar.

Mi responsabilidad es no dar la espalda.

Mi deber avanzar.

Mi camino, la vida.

Mi herramienta, la voluntad.

Y mi único fin, ser mejor (mejor persona).

Sé que para algunos soy una hortera con ganas de figurar y para otros el torbellino que no puede(/quiere) parar. Puede que para el resto la niña que se niega a “medrar”.

Esta valiente “idiota” no es más que el fruto de la inquietud por lograr vivir de verdad.

Comprendo que no quieras sensibilidad, correa (látigo), responsabilidad, obligación y reir o llorar hasta reventar. Comprendo que cierres los ojos a un mundo duro e inmerecido. Comprendo que para ti sea más fácil juzgar que indagar. Comprendo que no luches si no hay tiritas (o abrazos). Comprendo que te indignes en público, en grupo, pensando aunque sin obrar.

Aunque sin compartirlo, lo comprendo. Comprende tú que algunos sí renunciamos sin más deseo que el de dar.

Buenas noches. Yo vuelvo a ambas pistas: a la del baile y a la del vuelo…

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: