Sin categoría

Hoy es día que sí

19 de julio de 2011. Martes.

12:36pm local time. No tengo ni hambre.

Hoy, como diría Mario, es día que sí. El pequeño se ha autoimpuesto una regla en casa, y un día, el que sí, ve los dibujos, la tele, y el siguiente, que es que no, no se enciende la tele. Y así cada semana.

Nada que ver con los dibujos animados tiene que ver mi que sí. En este caso responde a un estado anímico glorioso. De contento. Hoy estoy contenta. No es que haya hecho mucho. Pero lo poco que he hecho ha ido bien. Y de nuevo estoy aquí en la mesa donde escribo con mis amigos los lagartos.

Esta mañana como cada mañana y hasta que no tenga mi coche me ha recogido un taxi liberiano. EJ me acompaña hasta que conozca bien la ciudad. Así que venía con él. El taxi? ufff No tengo fotos pero es digno de ver. Todas las ventanillas se suben y bajan con la misma manilla que está siempre en la puerta del conductor. Y cuando cada persona necesita subir o bajar la suya, pide la manilla al conductor.  Un poema. Me dió vergüenza hacer una foto. Qué pensaría el taxista (por poner profesión al chico que conducía, que estoy seguro no pasaba de los 15 y que llevaba una cerilla en la boca, sí una cerilla, …otro poema) si me ve haciendo una foto a su coche destartalado? Mira esta blanca que viene a reírse de nuestras miserias? Que idiota la blanca que nunca ha visto en su vida las cosas rotas y empatadas con cuerdas, gomas, cinta,…lo que haga falta? Lo más probable es que no se hubiera dado ni cuenta. Aún así y dado que quiero ser uno más, no un turista, no hice la foto. Pero os aseguro que hubiera sido brutal.

Fuimos al banco. Una oficina en el aeropuerto me habían dicho. Pasaporte y carta de autorización en mano para sacar dinero, dólares americanos, me dirigí hacia la puerta teniendo en mente suelos, cristales y mostradores de mármol y brillantes. Craso error. Estás en África Alejandra. De camino, y dado que tenía que atravesar el área exterior de llegadas del aeropuerto se me ocurrió hacer un video para enseñaros. Porque es digno de ver también. Grabada estaba ya la entrada al área, no hay pavimento, la tierra roja, el parking por llamarlo de alguna manera (50 liberian dólares, menos de uno americano, la hora), el nombre del aeropuerto en la fachada y la puerta de hierro por la que salí el sábado de madrugada cuando llegué aquí. De repente se levanta un policía al que un local estaba limpiando sus botas, zapatos o lo que fuera, no me dio tiempo a verlo, y me quitó mi teléfono. Me preguntó si era un espía. Me descojoné claro, sin mucho disimulo. Un espía? Mira no, yo soy la insensata (para algunos de los que he dejado atrás) que viene a ayudar a algunos de vuestros niños y este video es para mis amigos, para que puedan ver cómo es el sitio en el que ahora vivo y que por el momento me sorprende cada segundo. Él:”Puedes borrarlo delante de mi?”. Yo:  “Sí claro! Ya está! Lo ves?”. Él: “Estás segura?” . Yo: “Sí claro. Mira ya no lo ves. Ves?. Esta es la última foto, la tomada justo antes del video que me acabas de pedir que borre”. Él: “OK. Puedes irte. Pero la próxima vez tendrás que acompañarme a la (no sé, algo que no entendí pero imagino sería) comisaría”. Total que no tengo video que mostraros. Todavía no tengo claro si de verdad creyó que era una espía (qué iba un espía a espiar en un sitio como ese por Dios??) o si el hombre no estaba más que preocupado porque dado que estaban limpiando sus botas justo delante de la puerta de hierro grabada, ese video hubiese podido llegar por obra del espíritu santo a manos de algún superior y el pobre hombre de servicio, sentado…claro.

En fin. Capítulo cerrado. Pides perdón. Piensas lo que quieres interiormente y te vas. Así que 2 metros más allá entraba en el banco. Oh!!! Por Dios!!!!! Pero qué es esto??? 10 personas sentadas en fila, de espaldas a la pared de la izquierda, seguidos uno detrás de otro, como los abuelos en el parque, y todos ellos con miradas fijas, qué pasa???? Estaban viendo la tele. Porque quién no sabe que hay tele en el banco? Una televisión colgada en la pared contraria con una serie de acción. Los del pueblo que saben a qué hora es, van al banco,… a ver la tele. “Hola, buenos días. Busco a Zobon, the manager”. “Ah no no. Ya no trabaja aquí. Ahora es manager en otra branch a no sé cuántas millas far from here”. “No puede ser, pero si hablé ayer con él y quedamos en vernos hoy aquí”. “Pues no está”. “Bueno y puedo hablar con el nuevo manager?”. “Sí claro, adelante”. Me atiende. Llama por teléfono a Zobon y tras risas y una conversación en inglés liberiano de la que no comprendo más que mi nombre y el de MacDella se toma 35 minutos para rellenar un formulario, chequear mi pasaporte, imprimir papelitos y enviarme al mostrador de caja que estaba en la sala de al lado. Todavía no puedo borrar de mi cabeza la atención con la que miraba la pantalla de su ordenador. Qué habría allí tan interesante y que requería de tanto detalle y atención?. Cuando salí de su no sé cómo llamarlo porque despacho es algo muy lejos del cuarto cochitril en el que estuve, la serie había terminado y la gente ya no ocupaba las sillas de la oficina del Eco Bank. Sólo quedaba una de las oficinistas lavando su taza de café en un cubo de plástico con agua turbia (debido al café?) y otros tres oficinistas atentos y por supuesto lentos.

Me mudé de sala. Entregué el papel. Recibí a cambio el dinero y me fui. Al marcharme saludé de nuevo al poli malo que me había reñido con muestras de respeto y me fui con EJ y el taxista de nuevo. Esta vez en dirección a la ciudad, Monrovia, a buscar una tienda de CellCom para comprar un teléfono y una SIM con un número local que ya tengo: ‎+231880875091, os lo dejo por si lo necesitáis. No siempre tendré conexión a Internet y puede ser que sea necesario localizarme. Aquí andaré.

No tengo mucha gráfica que poneros hoy. De nuevo sentí vergüenza de sólo pensar en retratar la miseria. Deciros que el tráfico es horrible y el escenario de camino a la ciudad entre pintoresco, histriónico y de no ser por la caras afables y las risas, depresivo de tanta necesidad.

Que tengáis un feliz resto del día.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Hoy es día que sí

  1. Parece que no te aburres por allí! África es terrible o sublime y, a veces, ambas cosas a la vez. Todo depende de los ojos con los que se mire. Comprendo que no quisieras hacer la foto del taxi. Uno de los mementos que más vergüenza pasé en mi vida fue en Nicaragua, en 1989. Paré el coche en el que me desplazaba por Managua para hacer una foto a tres niños desnutridos. Desde otro coche, unos nicaragüenses me insultaron y acusaron de “populista” y “demagógico”. Siempre que voy a hacer una foto en África, recuerdo esa escena. Pero creo que lo importante no es la imagen, si no la mirada. Si miras limpio, la imagen será limpia. En mi último viaje a Johanesburgo, pedí permiso a una mujer para hacerla una foto. Su acompañante, sacó una pequeña cámara del bolsillo y me pidió a mi permiso para hacerme a su vez una foto. Comprendí y apluadí la ironía. Ese el el juego. Mucha suerte. Estamos en contacto y vamos a ver si desde aquí podemos ayudar a esos niños. Bicos

    Publicado por Isaac | 20/07/2011, 11:53

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: